Cómo migrar de Windows 7 a Linux

El fin del soporte por parte de Microsoft hacia Windows 7 ha llegado. El soporte técnico para Windows 7 finalizó el 14 de enero de 2020. Después de este día, Microsoft dejará de proporcionar actualizaciones de seguridad y soporte técnico para equipos PC con Windows 7.

Esto que significa que tenemos varias opciones:

  • Seguir con Windows 7 sin actualizaciones de seguridad (no recomendable).
  • Actualizar a Windows 10, pagando la nueva licencia o tenerlo en versión de evaluación.
  • Migrar a una distribución basada en Linux (recomendado).

Si estás leyendo este artículo es posible que no conozcas ninguna distribución basada en Linux y es posible que pienses que Linux «es demasiado complicado», o que «hay que usar la terminal para todo». Sin embargo, hay muchas distribuciones muy similares a Windows, como es el caso de Linux Mint, por ejemplo.

Además, si quieres seguir usando Windows 7 para jugar, por ejemplo, puedes instalar Linux Mint junto a Windows y al arrancar el ordenador, puedes elegir en qué sistema operativo acceder, así de fácil.

Otra alternativa, consiste en instalar Linux en todo el disco duro, y posteriormente instalar una máquina virtual como puede ser VirtualBox, así poder ejecutar Windows desde dentro de Linux. Esto es útil en por ejemplo, necesitar un programa específico como puede ser contabilidad o facturación.

Antes de migrar a Linux

Antes de realizar cualquier cambio, es recomendable realizar una copia de seguridad de los archivos y programas, ya que éstos corren el riesgo de ser eliminados. Las copias de seguridad se deben de realizar preferentemente en un disco duro / USB externo y/o en la nube, ya que de ubicarlas en el mismo disco, corren el riesgo de ser destruidos.

También es útil hacer una lista de programas que usemos en Windows y buscar una alternativa en Linux. Por ejemplo, Google Chrome y Firefox seguirán estando disponibles, pero uTorrent no. Para ello, contamos con Deluge, el cual es un excelente gestor de archivos torrent.

Programas libres

Con el paquete de Office, dispone de LibreOffice, el cual tiene características muy similares, además de contar con Office Online desde el navegador.

En caso de tener dudas sobre la compatibilidad del hardware o el manejo del nuevo sistema operativo, podemos usar Linux Mint sin instalarlo. Esto consiste en crear el USB de arranque, seleccionarlo al arrancar el ordenador y usarlo como si estuviese instalado. Todos los cambios realizados en esta sesión se perderán, a no ser que instalemos el sistema.

Migrando de Windows 7 a Linux

Una vez nos hemos decidido a migrar de Windows 7 a Linux, es hora de empezar con la instalación, la cual llevará entre 10 y 30 minutos.

El tutorial de instalación de Linux Mint lo podemos ver aquí:

En resumen, el procedimiento es el siguiente:

  • Saber si nuestro equipo soporta 32 o 64 bits.
  • Descargar la ISO desde la página oficial, en este caso, desde aquí: https://linuxmint.com/download.php
  • Elegir la arquitectura correspondiente (32 o 64 bit) y el entorno que más nos guste (Cinnamon, Mate o Xfce). Recomendamos Cinnamon.
  • Copiar el contenido de la ISO a un USB. Por ejemplo usando Universal USB Installer.
  • Instalar el sistema operativo.

Mejores programas en Linux

En Linux disponemos de un gran catálogo de aplicaciones dentro de la tienda oficial. Hemos recopilado las mejores aplicaciones dentro de su categoría:

  • Navegador web: Firefox y Chromium
  • Reproductor multimedia: VLC
  • Música: Clementine y Spotify
  • Almacenamiento en la nube: Dropbox
  • Editor de imágenes: Gimp, Blender
  • Correo electrónico: Thunderbird
  • Oficina: Libreoffice y Sublime Text
  • Gestor de contraseñas: Keepassx
  • Torrent: Deluge y qBittorrent

Sin embargo, hay programas que no están disponibles en Linux como puede ser el caso de Adobe Photoshop o Microsoft Office. Lo mejor en estos casos es buscar una alternativa que funcione de forma nativa en Linux, pero también podemos contar con wine, un programa que nos permite instalar un programa de Windows y ejecutarlo en nuestro sistema.

La plataforma de juegos Steam también movió ficha en cuanto al juego en Linux con Steam Play. Con ella, podemos jugar a decenas de juegos que no son compatibles de forma nativa, con un rendimiento muy bueno.

Después de migrar

Una vez hemos instalado nuestro sistema operativo, es hora de volver a colocar los ficheros en su sitio. Desde nuestro gestor de archivos, tendremos que seleccionar las carpetas y ficheros desde el USB o disco duro donde hicimos la copia de seguridad y volver a copiarlos.

También tendremos que instalar la lista de programas que teníamos en Windows 7, o sus alternativas.

Una vez hecho esto, recomendamos echarle un vistazo al tutorial de qué hacer después de instalar una distribución Linux:

Conclusión

Mantener Windows 7 en nuestro equipo no es la mejor decisión debido al anuncio de Microsoft y puede ser una buena oportunidad para elegir otro sistema operativo.

Casi cualquier distribución nos da la posibilidad de probarla antes de instalar y borrar nuestro anterior sistema. Debido a ello, recomendamos instalar una distribución basada en Linux y probarla durante un tiempo. Si no nos convence, siempre estamos a tiempo de instalar Windows 10 con sus actualizaciones oficiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *